…. y comienza la cuenta atrás… faltan solo días, horas y te sientes nerviosa, solo deseas que todo salga bien…
La organización de un evento deportivo, y escribo desde el punto de vista del cual formo parte, conlleva muchos meses de trabajo, desplazamientos a otros lugares, solicitudes de permisos para garantizar la legalidad y seguridad de todos los participantes, visitar sitios donde al igual que tú organizan distintas carreras y que son tu competencia. Sientes que tienes que hacerlo cada vez mejor.
Estos últimos meses viajé y quise ver de cerca como lo hacían y organizaban otros, tratar de ser “una esponja”. Hubo días en los que pasé calor y otros en los que me mojé tanto, que llegué a sentir como me calaba la ropa, pero me encontraba a gusto porque estaba aprendiendo muchas cosas que luego podría añadir a mis conocimientos ya adquiridos. Fue muy agradable y satisfactorio llegar a un sitio donde te llamaban por tu nombre y te saludan. Recuerdo que a más de uno le pregunté ¿perdona, de que me conoces?, respondiendo: “de tus carreras Mari” y de nuevo te sientes orgullosa de lo que haces y ya no te importa si has pasado frio, calor o te has mojado con tanta lluvia repartiendo esa publicidad de tu carrera la cual intentas hacer llegar a cuantos más mejor.
Los momentos en los que pasas más nervios son los días previos, ya te has arriesgado con todo, no hay marcha atrás y los días pasan tan rápidos que sin darte cuenta, te encuentras repartiendo dorsales, saludando, intentando responder a dudas que surgen de última hora y un sinfín de cosas. SER RESPONSABLE, esa es la palabra, ante cientos de participantes que han confiado en ti y sientes que tienes que darlo todo por ellos.
En el momento, cuando se da la salida y ves sus caras donde te transmiten más nervios si se puede aún, entusiasmo, pasión por lo que les gusta…. tú estás pensando: “Dios mío, que no les pase nada a ninguno, que disfruten y lo pasen bien…” y entonces me sale una voz para decirles: “por favor, no corred mucho…” a lo que algunos me contestan: “relájate Mari”.
Al cabo de las horas, empiezan a llegar, y ahí estás tú pendiente de la expresión de sus caras, tratando de averiguar cómo les fue. Entonces te abrazan y te dicen: “enhorabuena Mari “y te saltan esas lagrimas que tenias ahí contenidas durante mucho tiempo y que ya no puedes aguantar y te dejas llevar por tus sentimientos.
Deseo dar las gracias a mis hijas, hermano y amigos, ya que sin ellos no sería posible. Agradecer a los Organismos e Instituciones, Entidades públicas y privadas, colaboradores, voluntarios, etc. que hacen posible que todo esto se pueda llevar a cabo. Este año no me quiero olvidar del amigo Super Paco, que nos hizo el honor de participar en nuestra I Travesía Nocturna de San Antonio el pasado 13 de Junio de 2015.
Y en especial GRACIAS a todos los participantes que me dan la oportunidad y satisfacción personal, de llegar a realizar mis sueños. Nos vemos en la próxima!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies